standard

Flappy Toy es un peluche para jugar a Flappy Bird

flappy-toy

¿Sabéis cuál es mi record a Flappy Bird? Uno. Soy un completo manco, aunque a mi favor he de decir que no le he dedicado más de un par de segundos. Pero el juego del vietnamita loco este sigue creciendo tras su muerte y el penúltimo ejemplo es este peluche que sirve para controlar el juego a distancia y que ha abierto su propio kickstarter para conseguir financiación. Podéis verlo en su web.

standard

Esta lámpara se enciende con un pellizco

culo

Y se apaga con un cachete. Es lo que tienen las lámpara-culo, que nos obligan a tratarlas como si de un bullamen se tratasen. Eso sí, no la venden en el Ikea y su original diseño hace que valga la friolera de 1200 $. Ideal para un regalo de boda, vaya.

standard

La Choosatron es la máquina más bonita que verás en el día de hoy

choosatron

Es lo que tiene Kickstarter: ideas cojonudas que a veces hasta se hacen realidad. El caso de la Choosatron es particularmente bonito por mezclar en anacronismo y la melancolía con la vanguardia tecnológica. Se trata de una mini impresora, con ojitos y carita, que imprime historias de las de “Elige tu propia aventura” y que nos incita a interaccionar con ella con un pequeño teclado. Quién sabe, lo mismo parte del futuro de la narrativa está en cosas tan románticas como ella. (más…)

standard

Este hermano inventa un robot para robar en las máquinas dispensadoras

gabacho14f3_vice_630x420

Este enfant de la patrie ha aprovechado bien los estudios gratuitos que dan en el país vecino y ha aprovechado para hacer algo más que drogarse en la universidad. Pero sus orígenes le pueden, y tantos años cohabitando en los suburbios parisienses no se olvidan así como así. Combinando ambos factores, estudios y pillería, el colega se ha currado una máquina que sirve para robar mirindas y pisicolas de las máquinas expendedoras. En mi pueblo usamos piedras, que es más rápido y tal. (más…)

standard

Cuadracópteros bailongos

Se lo dedico a mi cuñado, que fue capaz de volar un helicóptero durante la friolera de 12 segundos y que, tras impactar brutalmente contra el suelo, permanece en una estantería a la espera de la primavera.

standard

Beercade: The Last Barfighter es la mejor recreativa de la PUTA HISTORIA DE LA HUMANIDAD Y DEL UNIVERSO ENTERO

beercade1

Beercade: The Last Barfighter es un arcade de hostias pero que no funciona con monedas de cinco duros. Funciona poniendo, atentos porque es la mejor idea de la puta historia de la humanidad y posiblemente del universo, vasos vacíos de cerveza en un distribuidor de birra que te recarga la bebida según fostias a tu rival. Se pueden comprar, creo, por encargo en la web de McKinney.

standard

Así es el mundo con las gafas de Google

Precioso. Google imagina un futuro en el que todos nos tiramos en paracaídas mientras tenemos una vídeo-conferencia con nuestros mejores amigos de la infancia. Y a mi que Google Now es incapaz de decirme como ha quedado el Bilbao y lo único que hace es decirme mal el tiempo que voy a tardar en llegar a casa a todas las putas horas del día.

standard

Parte del futuro de los videojuegos está en los tabletones

Admitámoslo: el Surface que inventó Microsoft hace unos años no tiene nada que ver con ese tablet ipad wannabe que ha fracasado estrepitosamente estos últimos meses. Pero la idea de una mesa gigante con la que interactuar ha llegado a los fabricantes de PC, que están creando grandes equipos all-in one con enormes pantallas táctiles que se pueden utilizar como tablero de juego.

El AIO Lenovo Horizon viene con tres juegos de Ubisoft precargados que lucen así de genuinos en tan espectacular ordenador.

standard

Este robot bailongo tiene un altavoz en el lugar del pene

Este rítmico y animado robot fue presentado el pasado CES y es capaz de elaborar una coreografía de baile acorde con la música que suena por el altavoz que tiene ubicado a la altura del ciruelo. Bueno, del ombligo, pero es que me gusta usar la palabra ciruelo. Mirad como se menea y no me digáis que no queréis tener un par dando brincos por casa.