standard

Conspiración, el penúltimo trailer de Deus Ex Human Revolution

Deus-Ex-Human-Revolution

El nuevo trailer con subtítulos en castellano de Deus Ex: Human Revolution nos presenta un mundo futurista en el que la neuroprótesis ha alcanzado su máximo esplendor. Adam Jensen, un especialista en seguridad privada, habrá de hacer frente a un peligroso entorno a tenor de la inminente conjura global que se cierne sobre el mundo. Y por lo que vemos trailer tras trailer, es posible que el juego no sea sobresaliente, pero en cuanto a ambientación, historia y posibilidades de personalización, va a tener muy pocos rivales a su altura.

standard

Enésimo trailer de Deus EX: Human Revolution

deus-ex-human-revolution

Con eso de que se pospusiera el lanzamiento de Deus EX: Human Revolution a finales de agosto se ha producido el conocido efecto mil trailers y que producirá que conozcamos gran parte del juego cuando por fin podamos echarle el guante.

Aun así y a riesgo de que puedan resultar repetitivos, la que sería tercera entrega de la saga Deus EX muestra un prometedor aspecto, en el que se nota, y mucho, la mano de Square en el diseño artístico. Conociendo los precedentes en cuanto a historia y las posibilidades que ofrecieron las dos anteriores entregas me lo apunto casi como una obligación para la vuelta de las vacaciones.

standard

Brazos biónicos y otras mejoras del limitado cuerpo humano

brazo bionico

Me encantan estos anuncios de padres y niños rubios con sonrisa profidén que se suelen exhibir como ejemplo de la selección genética y otras experiencias eugenéticas. En este caso el marketing viral sirve para promocionar Deus Ex: Human Revolution, saga en la que las mejoras de la fisiología humana en base a nanobots, inyecciones, suplementos y otros dispositivos tecnológicamente superiores ha estado a la orden del día.

El vídeo viral de Sarif Industries, empresa líder en tecnología de aumentación genética, nos muestra las ventajas de disponer de un brazo biónico y lo felices que éste hará a nuestro hijo. Por no decir de lo feliz que puede hacer a nuestra mujer y, onanísticamente hablando, a nosotros mismos. ¡Pajillas powah!