Todo comenzó cuando hace un par de años Paul Koller decidió portar uno de los juegos indies más interesantes del mercado, el VVVVVV de Terry Cavanagh, a otra plataforma de juego. Concretamente al Commodore 64. Al demake de VVVVVV le siguió C64anabalt, el port para C64 del imitadísimo Canabalt. Y hoy día se encuentra desarrollando Super Bread Box, la deconstrucción para ordenadores ochenteros del adictivo Super Crate Box. Y dice que si no se muere antes, tiene intenciones de devolver su pureza original, el estilo de los ochenta pero sin las malas decisiones de entonces, títulos como Super Meat Boy, Hexagon y Cave Story.

Hacer Comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.